Reflexiones

Ecos del verano

12102015RestosnaufragioBUENA02Como si se trataran de los restos de un naufragio, así se me presentan hoy los recuerdos del verano.

Un verano que ha sido indulgente en lo climatológico, generoso en kilómetros y algo corto si atiendo a lo rápido que se me ha pasado y a las ganas de hacer cosas que me han quedado.

Este verano ha sido el de mi 40 cumpleaños; el de un viaje a Cerdeña del que me han quedado la música del idioma, su comida y su clima; el del fin de mi tesis (si es que de verdad se termina alguna vez) y el verano de la vuelta al papel (para leer y escribir).

Este verano he leído mucho y he combinado la lectura con tardes de mar y playa, al mismo tiempo que he llenado mis madrugadas de hojas escritas. Las dos, la lectura y la escritura me han reconfortado con lo que una vez fui y ahora , poco a poco, vuelvo a ser.

Y todo esto ¿ahora? ¿a mediados de octubre? te preguntarás.

Exactamente, porque es con el otoño con el que uno gira la vista hacia su interior y pasa revista. Y entre los restos de aquellos momentos dorados encuentra las razones que le hacen falta para sumergirse de lleno en esta ocre estación de bosques, viento sur y silencio interior.

¡Feliz otoño!

PD: Este fin de semana te contaba en Instagram a qué suena mi otoño. ¿Y el tuyo?

Entradas anteriores Entradas posteriores

También podría gustarte

Sin comentarios

Deja una respuesta