Reflexiones

Ser agua

Cuando la primera semana de clase pedía a mis alumnos de bachiller que escribieran sobre sus miedos y terminaran dándole forma a una frase que les acompañara a lo largo de todo el curso y les ayudara a superar ese miedo que habían descrito, uno de ellos me dijo: ¡Ah, como lo que pondría en mi estado de whatsapp, ¿verdad?!.

Pues sí, el estado de whatsapp, si uno no se ha quedado en el “Hey there! I’m using WhatsApp” puede ser revelador de lo que la persona esconde, de su estado de ánimo, de lo que oye, lee, cree…

El hecho es que el mío, desde que empecé a usar la aplicación, es una frase de Bruce Lee que conocí hace años en un anuncio de BMW : Be water, my friend. Una frase que esconde, entiendo, el secreto de una vida feliz y que, en aquel momento, sentí que era lo que yo tenía que aprender para vivir mejor y, todavía hoy, da mucho sentido a lo que quiero hacer y ser.

De hecho, es un pensamiento que este verano ha cobrado más fuerza que nunca por la importancia que el agua ha tenido en nuestras vacaciones y, sobre todo, porque este verano también hemos empezado a meditar en familia y el agua (y su ruido) en forma de río, cascada, olas…nos ha ayudado más de una vez en nuestras “paradas mindfulness”.

Esto lo escribí en julio en uno de mis cuadernos:

Hoy es el día para convertirse en agua. Fluir con el ritmo que permite el río y mantenerse fiel al discurrir del cauce.

No nadar contra la corriente, ni evitar las rocas en el camino, no temer a las presas que obstruyen su flujo ni tampoco  tener miedo de las caídas inesperadas.

El agua no deja de fluir y vadea las rocas, las envuelve, las supera y además, poco a poco, las moldea, suaviza sus vértices.

Hoy he sido agua y me he grabado agua, me reconozco agua, para saberme agua cuando la tormenta estalle y los aguaceros me inunden.

Camino de Gavarnie

Y tú ¿eres/quieres ser agua también?

¡Feliz semana!

 

Entradas anteriores Entradas posteriores

También podría gustarte

2 Comentarios

  • Responder Javier 6 octubre, 2016 en 11:34

    Bonita reflexión y gran blog.
    Hay tantos miedos cómo colores, es cuestión de fuerza y valor para poder ir superándose.
    Me quedo con la frase de Lee.
    Un saludo

    • Responder nereakalekantoia 9 octubre, 2016 en 11:34

      Gracias por tus elogios, Javier. Yo también me quedo con la frase y con creérmela y seguir haciéndola mía cuando la corriente anuncie rápidos. Un abrazo.

    Deja una respuesta