Música, Reflexiones

Tiempo de sequía

Antes de que el calor y la falta de lluvias de este último año conviertan este título en algo serio de lo que preocuparse, me explico:

Es tiempo de sequía cuando una siente que se marchita, que se preocupa por aquello que sólo existe en su cabeza o que, por cierto que sea, no debiera ocupar ni un sólo segundo de su vida.

Así que, en tiempo de sequía, hay que echar mano de las reservas y, por eso, hoy vengo con algo que guardo desde septiembre y que, por mil razones (como siempre, articuladas en torno al miedo), no he compartido hasta ahora.

San Sebastián es uno de los regalos que la vida me ha hecho a lo largo de los años.

La ciudad siempre ocupó un lugar especial para mí puesto que mi madre estudió allí unos años y siempre me habló con amor de ella. Pero fue mi nueva familia la que me la brindó en bandeja y con la que la disfruto y comparto siempre que puedo.

Y septiembre es una de esas fechas en las que no fallamos: el Zinemaldia es la excusa perfecta para disfrutar de los últimos días del verano (a menudo todavía cálidos) en sus playas, comer un helado, visitar The Loaf y Pantori, tiendas en Gros como Oh lala y tomar un pintxo en su Parte Vieja o unas karrakelas (caracolillos para nosotros, los de Bilbao) paseando por el puerto.

Escaparate de The Loaf.

El escaparate de The Loaf en Gros llama la atención e invita a probar su pan de verdad

Y el Zinemaldia también, cómo no, me provee de numerosos estímulos de los que ahora tengo que echar mano; ahora que estoy desgastada con el final de curso, mediatizada por correcciones, valoraciones, documentos oficiales,… me acuerdo de Anita Tijoux a quien “conocí” en una de las películas de la última edición del festival.

Nunca he sido aficionada al rap ni al hip-hop, ni siquiera la poesía es una constante en mis lecturas, sin embargo, esta canción me enganchó mientras veía la película y luego, cuando investigué sobre ella, llegué más a la propia Anita Tijoux a quien ahora sí escucho (y leo) de vez en cuando.

La canción que sonaba en la película Aquí no ha pasado nada de Alejandro Fernández, era Sacar la voz, una canción que Tijoux grabó con la colaboración de Jorge Drexler y que formaba parte de la trama de la propia película, basada, por cierto, en hechos reales.

El verano viene a calmar mi sed, provocada por la sequía de los últimos meses, y este vídeo es el que me ha invitado, después de medio año, a volver a sacar mi voz:

PD: Para quien quiera visitar San Sebastián de mano de expertas lugareñas, podéis empezar por aquí:

http://www.sistersandthecity.com/

 

 

 

Entradas anteriores Entradas posteriores

También podría gustarte

Sin comentarios

Deja una respuesta