Reflexiones

Tiritas para el corazón

 

portada-definitiva-1

Estoy pensando en ir al médico. En ir al médico de cabecera aunque no me duela nada. Pero es que yo quiero creer en la medicina preventiva, en los médicos que preguntan antes de nada cómo respiras o si, realmente, respiras.

Estoy pensando en ir al médico y darle la lista de recetas para mis próximas visitas, cuando pida cita para estar en su consulta porque otra vez me oprime el pecho o me duele el lado izquierdo, no duermo bien o no hago carrera con mi asma y alergias.

Le voy a dar una lista con las cosas que me dan vida (aunque sea fin de semana y llueva). Una lista llena de #tiritas para el (mi) corazón (que no están, necesariamente, en orden de importancia):

  1. No importan los km que me separen. París siempre es una buena opción. Sólo estar allí, pasear por l’ile de Saint Louis, le Marais o el Canal de Saint Martin. Ya sabes que me pirra Francia. Pero si no es París, que me den Londres, Roma,… ¡en un fin de semana vuelvo como nueva!
  2. Quiero me receten libros, películas, teatro… pequeñas píldoras potentes de realidad y estímulos que me llevan, a su vez, a nuevos autores, nuevas músicas…
  3. El mar, la mar, siempre la mar. Mejor si está caliente y puedo bañarme sin miedo ni recelos; sin ropa también. Pero si no hay de eso en la farmacia, entonces que me obligue a pasear junto al mar gris y embravecido, que el viento agite mi cuerpo y el pelo sufra mutaciones inverosímiles debido a la humedad. El mar, bálsamo para el alma.
  4. Si hiciera más yoga todo rodaría mejor. Así que mi médico debe saber que una de sus prescripciones debe pasar por hacer yoga toooodooooos los días.
  5. Reír. Ésta es más difícil, no siempre es fácil de conseguir y puede ser que haya que probar alguno de los remedios anteriores para que, previamente al contacto con el humor, uno ya haya descargado todo lo que tapa el camino de la risa.
  6. Andar. Que me dé mucho tiempo libre y un buen mapa y yo recorreré valles y montañas en busca de la calma, del silencio…no habrá entonces kilómetros y desniveles que se me resistan.
  7. Cantar (y/o bailar). La música no es nada nuevo ¿por qué no nos recetan más música y menos ibuprofeno?
  8. Hablar. Hubo un tiempo en el que dejé de hablar de las cosas importantes. Y eso me enfermó. Mi médico debe saber que los amigos y las charlas con éstos son un santo remedio para mis dolencias más comunes.
  9. Poesía: Mira que yo soy de teatro y narrativa, pero creo que es tiempo de y para la poesía…
  10. Tiempo. Hace tiempo pedí para Navidad el giratiempo de Hermione Granger, y creo que es lo primero que deberían recetar: tiempo para estar en silencio, ordenar, limpiar…y para viajar, leer, bailar, reír, hablar, crear,…

En serio, a pesar de sentirme infinitamente feliz y confiada por vivir en el siglo XXI y en un país en el que tengo un hospital a menos de media hora, creo que los médicos de familia deberían atender más cuestiones básicas de nuestro día a día que, tal vez hoy, son males menores, pero que pueden derivar en futuras enfermedades no tan leves.

Ahora que lo pienso un poco más, creo que puede que les pase la lista también a mis jefes, para que se vayan haciendo a la idea… 😉

Entradas anteriores Entradas posteriores

También podría gustarte

4 Comentarios

  • Responder Esti 10 Octubre, 2016 en 11:34

    Nerea, no dejes de seguir poniendo letras y palabras a tus pensamientos, tus reflexiones y tus sentimientos.
    Me gusta mucho leerte, más de lo que te imaginas, …
    Muxu handi bat hirurontzat.
    Esti.

    • Responder nereakalekantoia 10 Octubre, 2016 en 11:34

      Esti, no sabes cómo me gustan a mí también tus palabras. Y no es raro, porque coincidimos en muchas cosas sobre cómo ver y vivir la vida. Eskerrik asko, bihotz bihotzez!! Moxu handi bat zuontzat ere. 🙂

  • Responder Cris LeBonVivant 10 Octubre, 2016 en 11:34

    Hola Nerea
    yo también quiero una caja de tiritas. Con muchas que paren el tiempo aquí y ahora, y poder disfrutar. Poder respirar. Poder mirar. Necesito también una caja de achuchones. De estos que te aprietan tanto que te apuchurran…. Más carino, empatía y menos ibuprofeno
    Muchos besos

    • Responder nereakalekantoia 11 Octubre, 2016 en 11:34

      Cristina, tus tiritas también me gustan mucho. Y si pudiera te mandaría una caja llena de ellas y otras que te dejaran volver a comer unos pintxos y a recibir abrazos con label cuando tu quisieras. Un beso enorme

    Deja una respuesta